¿Ya lo darías todo por ella? Lee esto primero.

¿Ya lo darías todo por ella? Lee esto primero.

15 minutos   ●   por Pablo

Existe una epidemia contemporánea de la que no se habla. Quizá es porque es bastante difícil de cuantificar. O quizá porque vivimos en un sistema que trata los síntomas -que es lo que vende-, pero no el problema. Sea como fuere, a menudo se instala sin hacer nada de ruido. Otras llega de un día para otro.

Como tiene que ver con los sentimientos, no entiende de género. Pero como tiene que ver con los sentimientos, quien tiene más tendencia a no detectarla -y por tanto a sufrirla- es ese sector que se autocensura el decir en voz alta que a veces también necesita cariño. Exacto. Los tíos.


“En serio, para de hacerte el interesante y suéltalo”


La escasez emocional. La pobreza afectiva.


No “tengo la sensación”. Es real. La pobreza afectiva está por todos los lados. Durante estos últimos años, la he reconocido tanto en mi vida como en la de muchos de mis amigos. La he visto en 28.109.012 comportamientos, y a estas alturas ya me salta la alarma enseguida.

Y al final de este artículo espero que a ti también.

Hoy, hay cantidades ingentes de conferencias que analizan las emociones en el amor romántico. Que si te da ansiedad. Que si sueñas despierto. Que si afecta a tu cerebro como la cocaína. Que si piensas obsesivamente... El festival de la dopamina y tal.

En algunas de ellas, antes de recomendarte que hagas mindfulness (una muy buena idea, por cierto), te hablan del dichoso “problema subyacente”. Y ahí te lo dejan.

“Eso son síntomas de un problema raíz más grande”

Y se quedan más anchos que Dios.

Y tú ahí en plan: “Sí ya, ¿pero cuál?”


Pues que esa persona en particular pone en evidencia tu precariedad afectiva. 


Y pueden pasar tres cosas:

🔸 Necesidad: ansioso, piensas que no tienes más opciones de recibir amor y te agarras a eso como una abuela a una moto.

🔸 Evitación: pasas del tema porque no eres capaz de gestionarlo, te autosaboteas y vuelves al iglú.

🔸Adicción a la novedad: que es el anterior, sólo que después de echar un polvo haces check, bombaca de humo y a otra cosa butterfly.


Según mi experiencia, la escasez emocional podría definirse como la falta de una conexión humana significativa con una persona o un entorno social/familiar, que deriva en la incapacidad de recibir amor (y por lo tanto de darlo).

O más gráficamente, algo como: “Mira tío, si abrieras tu frigorífico emocional, te encontrarías un bote de mermelada con moho, dos coca colas y medio limón seco.”

La conexión emocional es una necesidad básica y primaria del ser humano de la que estás pasando hasta el culo mientras te centras en tu carrera, juegas al Fortnite un sábado o no le hablas a esa chica que te has cruzado y te gusta porque es creepy, y eso (sobrio) no se hace.


Julio, siempre tan mordaz.


Cuando cambias de etapa de vida, cambia tu medio emocional.


Quizá has empezado la Universidad y en tu círculo social no hay chicas que te gustan. Quizá has empezado a currar y lo que antes eran hordas de gente de tu edad y perfil, hoy son un jefe que te saca 20 años, una secretaria que va a prejubilarse el año que viene o un compañero con dos hijos. Si eres ingeniero, que Dios te coja confesado. Quizá lo acabas de dejar con la novia o tienes casi 30 y los amigos se te apalancan. O se echan novia y ¡pum! se convirtieron en Chocapic.



La cantidad de sol es inversamente proporcional a la cantidad de curro. Eso -sin petróleo de por medio- es así. Australia es la excepción, porque está vacía y son ingleses camuflados.

Así que es probable que te hayas mudado a países más “ricos”, pero menos desarrollados socialmente o con maneras de enfocar el ocio que no conectan contigo. Las relaciones y los planes están más robotizados. El sistema capitalista está ya tan desarrollado que se expande a lo social y se empieza a “consumir” personas, en vez de disfrutar de ellas. Suiza es el festival de esto.

En estas situaciones, las condiciones de base para que florezca una conexión humana no se dan tan fácilmente, y eso deriva en el famoso trato "frío" con la gente y en una falta de, digamos, “sentimiento de pertenencia”.


Hacemos, pero no somos. Y se conecta siendo, no haciendo.


Como diría Alexander Lowen, en "Miedo a la vida":

“En beneficio de la eficiencia, me transformo en una máquina hasta lograr mi meta. Las máquinas no poseen sentimientos ni sentido del ser, pero pueden hacer cosas.”

Pero eso es otro artículo. Ahora centrémonos.

Igual que cuando cambias de trabajo cambias de compañeros, cuando cambias de país cambias de idioma o cuando cambian tus intereses cambian tus prioridades, cuando cambias de etapa cambia tu facilidad de acceso al cariño o a la conexión.



Hay dos tipos de cambio:

☝🏼 Interior. Si tú cambias/evolucionas y tu entorno no, te sientes extraño en el patio de tu casa (volver de un Erasmus, vivir una crisis personal, etc.)

✌🏼 Exterior. Si tu entorno cambia y te resulta extraño, aunque te esfuerces en adaptarte, te sientes desenraizado (mudarte a otro sitio por curro, dejarlo con la novia, etc.)


Lo que pasa es que esto no se ve. Y si trabajas con números o procesos y no estás muy en contacto con lo que sientes, pues es una putada posible que como no lo puedas cuantificar, se te pase.


Pero no te preocupes, porque el día menos pensado te explota en la cara 😃


“Oye, ¿y todo esto antes cómo era?”

¿Los nuevos ricos? No. Los nuevos pobres.


Para la segunda generación anterior a nosotros, la comida era un problema. Mi bisabuela se pegaba unas pateadas espectaculares para conseguirla. Esa situación era, a todas luces, una puta mierda.

Hoy, el desarrollo de los mercados, la movilidad y la especificidad de los trabajos han llevado a cierta fragmentación de la vida familiar. Hoy naces aquí, pero vete tú a saber dónde “decides” que acabas. Esto es la hostia y hay que dar gracias.

PERO

Las generaciones anteriores tenían algo que hoy se está debilitando: el sentimiento de comunidad. De contar los unos con los otros. De pertenecer a algo más grande que uno mismo.

Si vives en una gran ciudad o eres expatriado sabes que esto ahora es un lujo. Hoy, una persona que trabaje lejos de su familia, no tenga un círculo social del que disfrute o esté aislado, si tiene hambre va a la nevera y coge lo que le dé la gana. Pero cariño...

¿Dónde coño compra cariño?


“My mental emotional state…”. We phil you mate. 


Con ustedes, EL ejemplo de manual.


Todos tenemos un amigo (y como dice @lavecinarubia, si no lo tienes es porque eres tú) que tras un periodo más seco que el parto de una gallina, un día, recibe un regalo del Altísimo. O bueno, así de entusiasmado te lo cuenta él. Ha descubierto que una chica que pasaba por ahí (o que ya estaba ahí, pero por cualquier razón esta semana hablaron 3 minutos) es EL amor de su vida. Y punto. Y no lo marees más porque tú no tienes ni idea.

(Oléis la hostia, ¿verdad?. Decidme que sí.)

Tanto él como muchos lo justifican y enmascaran con romanticismo. “Ella es especial”. No. Ella es una chica, como tantas otras. Ni siquiera la conoces, simplemente la has beatificado. No la estás tratando como un ser humano, sino como una luz blanca. Como si fuera Dios en la Tierra. Y claro ¿quién puede estar delante de un ángel y actuar normal?. Ni tú, ni yo, ni nadie.

¿Qué le está pasando a nuestro amigo?


Que la percibe como el único foco válido de amor. Como su única opción real.


Lo sé porque -como el 80%- he tenido mi ración de psicosis.“El síndrome del poeta”: me gustas tanto que mejor te imagino. ¿Basarme yo en hechos? ¡Ay de verdad! ¡Qué poco romántico eres! 💗



De estas cosas te acabas dando cuenta a las malas.


O no dándote cuenta en absoluto. Y a repetir. Y a repetir. Y así hasta vete tú a saber.

A mí, personalmente me hizo “click” hace algún tiempo. Cierta chica con cierta manera de ser, por cierta razón encuentra cierta grieta de la barrera que casi todo hombre tiene montada alrededor suyo.

No tenía nada que ver con convertir la falta de sexo en amor. Vamos que no me picaba. Pero sí me enseñó que me faltaba algo. ¿Qué? Lo que para algunos chicos todavía es raro admitir, y lo que buena parte del resto -como yo en su día- ignora que necesita:


La sensación de intimidad. La sensación de pertenencia. La de sentirse interesado por alguien, conectado emocionalmente a alguien.


¿Esto qué es? Hostia esto mola. Qué perdido estaba antes, ¿no?. ¿Quién me ha puesto esto tan blando? Buah, está to’ guapo tío”.

–Yo, probablemente demasiado tarde ✌🏼



Os cuento directamente cómo acabó ésta y todas las relaciones planteadas desde la escasez. Aviso, no es nada original. De hecho, ese es el problema.

Esa chica en realidad no estaba disponible para mí. Ni para ella misma. Cuando consideras a alguien tu único foco de conexión válido, una serie de dos o tres “no puedo quedar” (cuando es todo lo que esperas) te destruye. Te funde psicológicamente, te llena de resentimiento y te frustra. Entras en un loop de bola-de-nieve diabólica rollo: no vas a hacer nada para montar un escándalo porque crees que es tu única opción, pero claro, se te peta la despensa de rabia. La almacenas, vibra contigo y lo jode TODO. Afecta a tu humor, a tu vida y a cómo estás con ella.


Todo esto sin conoceros, ojito.


“Será por pistas…”


Aquí abajo, dos actitudes de alerta de fusión. Pa' que te lo goces.

🧨 Pretender ser perfecto. O sea, ser un falso.

En el pasado, tenía una forma curiosa de pensar. Si me iba bien con chicas a las que no les hacía demasiado caso y no renunciaba a mi vida ni a mis opiniones, el día en que me centrara con toda mi energía en ser perfecto para una chica “especial” iría mejor, todo estaría controlado y sobredosis de perdices. ¿Es lo lógico, no?

Efectivamente, no. Efectivamente, la cagaba siempre.

(Si se te ha encogido el estómago leyendo lo anterior tanto como a mí escribiéndolo, vas mejor que yo.)


🧨 Endiosarla. O sea, ser un tarado.

A una tía fuera de la cama no le gusta que la cosifiquen, pero tampoco que la conceptualicen. Una chica -sin muchos problemas- aspira a que la quieran como es y le den la importancia que tiene, no menos. Pero esto es lo importante: tampoco más. Porque si lo haces y actúas en la línea del “no te toco porque te rompo” va a pensar que estás completamente flipado y que no tienes los pies en la tierra.

A todas les gusta tener fans. Pero, ¿a que ninguna está con uno? 😉


Mención especial a poetas: “¡Si supiera todo lo que me gusta...! + [suspiro dramático]”


JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Sé que es fácil reírse cuando no te pasa -y sé que se me alarga el artículo-, pero es que de esto hay que hablar. Si te pasa, se te ha ido de las hands pero bien.

Qué frase macho. Qué bien nos sentimos cuando la decimos. Qué puros. Qué amor tan noble le profesamos. No como el cabrón de su novio o el chico que le gusta. 

Cortita y al pie: si supiera lo que te gusta con lo poco que la conoces... se acojonaría viva. Y pensaría que tienes un problema. ¿Y sabes por qué? Porque lo tienes.


A estas alturas del artículo ya no tengo que decirte cuál.


Después de algunos años, me he cruzado alguna vez con alguna diosa de la adolescencia. Viéndolas otra vez, tuve por fin una sensación tan obvia como impensable en su día, y que por supuesto no va a sorprenderte:


Que son chicas normales. Probablemente con más dudas que yo. Que mean, lloran y van al dermatólogo porque les salen movidas en la piel. Y que tienen miedo por su futuro, como todos.


Sí, claro. Antes también lo sabía, pero no lo sentía.


Y estas chicas... ¿Se han abandonado a las magdalenas?¿Ya no tienen los ojos verdes?¿He cambiado yo de gustos?

No. Simplemente las he humanizado. Porque sé que no tienen lo que yo les pedía en su día… que supongo que era que me sacaran de mi mediocre realidad (interior) y me llevaran volando a su reino, en la nube de Philadelphia o algo por el estilo.


(Nota mental: pedir ideales a mortales nunca funciona.)


“Es que ella es diferente”


Se oye la hostia desde aquí.

Mmm… Sí-vale-guay-pero:

¿Por qué deberías preguntarte si te gusta tu vida cuando pondrías tu agenda patas arriba por salir con ella?

Analicemos lo que sub-comunicas, tanto a ti como a ella.

⏩ Lo que LE dices: “Apenas te conozco y eres mi prioridad.”
⏪ Lo que TE dices: “Mi vida y mis planes son tan poco atractivos que una chica desconocida me los cambia con un mensaje de Whatsapp.”

No me parece la hostia de sexy, llámame loco.


Autotest: Si no cambiarías un plan si un amigo/a te propone quedar y sí lo harías por una chica que no conoces… 🚨 


Ninguna mujer -no tóxica- quiere ser lo más importante de tu vida. Ninguna chica quiere cargar con esa responsabilidad. Ya tiene bastante con la suya, no es su curro cuidar de ti. Porque a no ser que sea una narcisista (corre y no mires atrás), quiere un hombre, no un niño. 

Si eres su taxista, su camarero, su amigo castrado o su psicólogo, le dejas sin esa experiencia. Le dejas sin alguien a quien admirar, sin alguien por quién sentirse atraída.

Y una chica -aunque quiera a veces tu atención y presencia absolutas- odia que ella sea más importante que tus sueños. Porque le indica que inviertes más en los demás (en este caso ella) que en ti. Y nadie -que no esté desesperado- se siente atraído por una persona así.


Antídoto: crea tus opciones.


Como habrás adivinado, para no acabar en lo anterior hace falta una vida abundante.

Algunos gurús de la autoayuda te dirán: “Tienes que quererte más”.

Y tú en plan: “Vale, ¿me hago la cucharita? 😂"


Quererse más es respetarse más. Y te respetas más cuanto más poder sientes que tienes. Así que deja de intentar “darte amor” y date mejor oportunidades para sentirte poderoso.


PODER

👇🏼

RESPETO


👇🏼

AMOR



Sentir poder es saber que puedes alterar tu realidad para mejor. Que eres agente de cambio y no una víctima. Que puedes ir a por las cosas que quieres sin esperar a nada ni a nadie.

 BAM! Bitch.


Aquí abajo tres maneras de hacerlo -casi- sin esfuerzo, más el bonus:

1️⃣ Si te gustaría pasar más tiempo con tus amigos haciendo lo que sea, organízalo tú.

2️⃣ Si quieres conocer más sobre un tema que te interese, apúntate a un evento cerca de dónde vivas y conoce a gente compatible contigo.

3️⃣ Si te interesa una persona, ve y díselo.

⭐️ Si una persona te hace sentir frágil, respétate y no la veas. Hasta que recuperes tu poder.


Lo que quiero que te lleves de este artículo.


La pobreza afectiva:

✅ Es invisible, pero te destruye enfriándote.
✅ Te hace menospreciar tu estilo de vida.
✅ Te quita poder personal, porque buscas soluciones en los demás.
✅ No se soluciona con dinero. Sí con herramientas personales para acceder al cariño.
✅ Te convierte en un falso que pretende ser perfecto o que endiosa desconocidos.
✅ Afecta a cómo ves la realidad. Más bien te desconecta de ella.
✅ La esquivarás si creas situaciones que te hagan sentir poderoso.


Quien se siente con poder sobre su vida se respeta.

Quien se respeta se quiere.

Y quien se quiere no salta a brazos de desconocidos para salvarse.



Antes de acabar, una pregunta ...

¿Te Resulta Difícil encontrar gente que valga la pena?


Eso era antes.


Descárgate GRATIS “La pirámide de tus valores” y ...

… tendrás el mejor atajo para diferenciar el grano de la paja en los primeros 15 minutos de conversación, sin tener una bola de cristal o leerle la mente.…

... dejarás de intentar venderte a cualquier precio, para ser el que decide si compra o no, aunque pienses que no estás como para ponerte exquisito.

… sabrás dirigir tus conversaciones a lo que te interesa y ya no te faltarán temas de los que hablar, sin silencios incómodos.


Solo con tu suscripción podremos avisarte enseguida cuando tengamos contenido que merezca la pena conocer. Además, que no vale ni un duro co*o.



​​